Settings

ASPECTOS GENERALES
SOBRE EL CORTE
POR CHORRO
DE AGUA

Allá por 1870 ya se utilizaban chorros de agua para la obtención de oro. Sin embargo, solo el desarrollo de las bombas permitió aumentar la presión del agua y cortar así los materiales más diversos.

A principios de la década de 1980 se añadió a la mezcla partículas sólidas, con lo que se consiguió el último paso innovador en la tecnología de chorro de agua que permitió a partir de entonces procesar prácticamente todos los materiales con el chorro de agua y el chorro abrasivo de agua.

general

VENTAJAS

  • Sin cambios debidos a la influencia térmica en el material cortado
  • Máximo aprovechamiento del material gracias a la pequeña ranura de corte
  • El corte se puede iniciar y detener en el material
  • Manejo sencillo gracias a las escasas fuerzas de reacción
  • Posibilidad de guía del corte espacial y bidimensional
  • Posibilidad de trabajar independientemente de la dirección

DOS VARIANTES DE PROCESO

En principio se pueden diferenciar dos variantes de proceso: el corte con chorro de agua puro y el corte con chorro abrasivo de agua. Ambos se pueden usar tanto para cortar como para limpiar y para eliminar capas. En función del material, con la tecnología de chorro de agua se pueden conseguir a elección los parámetros de diversas calidades de borde de corte.

Chorro de agua puro

A diferencia de la aplicación en la tecnología de limpieza, donde todo depende fundamentalmente de una eliminación de capas uniforme y de gran superficie, para el corte con chorros de agua se utilizan unos chorros agrupados lo más cerca posible entre sí. Los diámetros de chorro se encuentran en un rango entre 0,1 y 0,5 mm. Para conseguir la densidad de energía necesaria en el chorro, la presión que lo genera asciende a hasta 6000 bar. Esto se corresponde con la presión en el fondo de una columna de agua de 6000 metros de altura. En función del material, con el chorro de agua puro se pueden cortar grosores de hasta 300 mm.

Chorro abrasivo de agua

La densidad energética de un chorro de agua puro no es suficiente para procesar muchos materiales técnicos. Por tanto, para este tipo de aplicaciones se mezclan con el chorro de agua partículas sólidas. De esta forma se pueden procesar también materiales imposibles de cortar con chorro de agua puro, y así se aumenta considerablemente la potencia de corte con relación al chorro de agua puro.

Como medio abrasivo se utilizan esencialmente sustancias minerales de bordes afilados, como arena de granates u olivino, en granulados de entre 0,1 y 0,3 mm. En función de cada aplicación de corte, la cantidad de medio abrasivo necesaria oscila entre los 100 y los 800 g/min. Al igual que ocurre con el chorro de agua puro, para el corte con chorro abrasivo de agua se emplean presiones de hasta 6000 bar. El diámetro de chorro está entre 0,3 y 1,2 mm. Para el corte con chorro abrasivo de agua, el límite de aplicación con relación al grosor de material se encuentra en unos 300 mm.

DOS VARIANTES DE PROCESO